¿Cuándo recurrimos a las defensas?

Todos experimentamos situaciones que pueden ser riesgosas y sensaciones que aunque no claramente definidas, nos producen ansiedad.

Es una manera típica de "salir" bien librados de una situación difícil sea consciente (en el menor de los casos) o inconsciente.

La conducta defensiva, para ser considerada saludable, debe ser transitoria.

Es inofensiva si es empleada temporalmente para tener un ajuste psicológico; luego la situación se hace consciente y se asume la conducta de aprendizaje a través de la experiencia. Sin embargo, si la persona queda fija en la conducta defensiva puede poner en riesgo su salud mental.

Por ejemplo: alguien puede tener sentimientos de rechazo hacia su madre y los reprime (los contiene dentro de si).

Tan solo la posibilidad de tener sentimientos de esa especie lo angustia, de manera que los deja guardados en el inconsciente y no permite que salgan por considerarlos inaceptables.

Estos sentimientos tendrán representación (salida) a través de los sueños, errores al hablar (actos fallidos) u otros modos simbólicos.

Si entiende la naturaleza de esos pensamientos de manera consciente, la ansiedad bajara; en cambio si la represión persiste, la ansiedad queda como una constante y un riesgo psíquico permanente.

Escribe tus comentarios en

¿Cuándo recurrimos a las defensas?

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: