Praga, capital del siglo XVIII

Ahora que los países del este se han puesto de moda es una buena ocasión para hacer una visita a Praga. La capital de Checoslovaquia mantiene el espíritu innovador del siglo XVIII en su continua voluntad de reinventar la vida, y consérvar la memoria del mismo en las obras maestras de su arte.


Praga tiene una vida muy intensa. La cultural se desarrolla, además de en los museos y en sus numerosos teatros (prosa, mimo, marionetas, variedades), en las salas de conciertos y ballet y en las galerías de arte.

La vida social puede contar sobre todo con la atmósfera acogedora de muchísimos cafés y cervecerías, pero tampoco hay que olvidarse de las actividades deportivas, incluso las más masivas.


Beth-Hachajin
En el corazón del barrio judío, en Stare Mesto, es el más importante cementerio de su clase en Europa. Fue fundado en el siglo XV (la tumba más antigua es de 1439) y estuvo en use hasta el XVIII (la última sepultura es de 1787).


Klementinun Namesti Primatoradr
Václava Vacka, Stare Mesto. Es el mayor palacio de Praga después del Castillo. Fue fundado por los jesuitas como colegio en 1654, probablemente a partir de un proyecto de Carlo Lurago. Actual-mente es la sede de la Biblioteca Nacional.

Enlaces patrocinados:

TýnskY chrám (Iglesia de Tyn)
Staromestské namesti, en Stare Mésto. En la ciudad vieja, frente al Municipio; edificada entre 1365 y 1380, es uno de los más bellos monumentos góticos de Praga, cuya silueta contribuye a caracterizar gracias a sus torres erizadas de pináculos.


Los platos fuertes de la cocina checoslovaca son a base de carne, cerdo sobre todo, pero también carne de caza y ánade; el pescado se consume especialmente en los locales cercanos al Moldava o cerca de los lagos (en los de la Bohemia meridional se crían carpas).

Diversas influencias externas contribuyen también a enriquecer la tradición local: de Hungría, por ejemplo, viene el gulasch, de Austria las costillas de ternera fritas, de Alemania el pato asado.


Son muy frecuentes los kendlicky (especie de ñoquis de pan), que, junto con los zeli (coles), son el acompañamiento habitual de los platos de carne.

Entre los platos más típicos podemos citar la brambo-racka (menestra de patatas y verduras aliñada con semillas de comino y setas secas), la michany salat (ensalada mixta a base de patatas, guisantes, zanahoria, manzana, hortalizas en vinagre, jamón de Praga, huevos y mayonesa), el polévka s jatrovymi knedlicky (caldo de carne con ñoquis de hígado) y los svickova (filetes de ternera o de ciervo asados al horno con hierbas aromáticas y panceta ahumada). Entre los postres, la palacinka (crepe de chocolate o de fresas).


El tipo de bebida depende de la zona: en Bohemia y Moravia prefieren la cerveza (en Plzen se fabrica la famosa cerveza Pilsen), mientras que en la parte oriental del país se consume preferentemente vino de diversas zonas de producción. Destacan los blancos Sylvanske, Valtinské y Ryzlink, y entre los tintos, el Raca.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:

2 on "Praga, capital del siglo XVIII"

     
  1. hola, quisiera tener mas informacion del pez carpa soy de lima peru y si es verdad que pueden vivir una hora fuera del agua,aparte wenceslao y pilsen son comunes por aca el primero como nombre y el segundo como cerveza.respondame porfavor,graciasd

  2. hola, me gustaria si me pueden ayudar soy de la Republica Argentina que esta en América del Sur y estoy buscando contactarme con desendientes de mi abuela materna Olga Lausus,quien vino como inmigrante en el año 1928..por favor si se puede saber algo,ya que vino con pasaporte de esa capital PRAGA y quisiera conocer a mis desendientes. contacteme...gracias,,,

Escribe tus comentarios en

Praga, capital del siglo XVIII

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: