La puerta del sol Tiahuanaco

En un lugar inhóspito al sur del lago Titicaca sobre 4 mil metros de altitud, se levantan las ruinas de las culturas pre colombianas más desconocidas de Iberoamérica.

La orilla más meridional del, en el altiplano de los Andes centrales, en l zona fronteriza entre Perú y Bolivia, donde el aire de los 4 mil metros está enrarecido, el corazón se dispara los latidos retumban en el pecho, es un paramo desnudo, sin arboles, ni arbustos, expuesto un solo despiadado y a unos vientos incontenibles que gritan furiosamente con el eco de los abismos del barranco.


Tiahuanaco fue un centro urbano organizado en torno a un buen centro ceremonial complejo, que hizo posible el crecimiento y asentamiento en el entorno de una población estimada entre los 15 mil y los 20 mil habitantes en su momento de máximo esplendor (entre los siglos III y VII después de Cristo). Aunque no se han localizado aun los edificios residenciales, las obras que todavía salpican este atormentante paisaje evidencia la importancia de que debió de alcanzar la ciudad-estado de Tiahuanaco.


“La puerta del Sol”, el monumento más impresionante de los conservados, fue erigida durante el periodo clásico (hacia el año 600 de nuestra Era). Tallada en un solo bloque de piedra volcánica de 3 metros de alto por 4 metros de anchura, en el que excavo una puerta dintelada sobre la cual se ofrece un interesante relieve, en cuyo aparece representada una figura humana de frente. A ambos lados de esta figura hay cuatro filas dos de las cuales representan seres humanos alados y a las otras dos, figuras de aves con piernas humanas o soles y cabezas de cóndores orientados hacia la figura central.

Enlaces patrocinados:

Cerca de la Puerta del Sol, se encuentra el templo semi-subterraneo, se trata de una construcción de planta casi cuadrada 28.5 por 26 metros, excavada en el terreno a 1.70 metros de profundidad y limitado por un muro de contención compuestos por losas y pilares monolíticos verticales con bloques o piezas menores intermedias.


Pero la grandiosidad del escenario arqueológico que ofrece en Tiahuanaco no tiene límites, sobre una superficie de 450 metros por mil metros se elevan los edificios principales: primeramente la Acapana, elevado sobre un basamento piramidal de 15 metros de altura, en donde había un deposito de agua del que partía un canal. De la segunda construcción, solo se ha conservado grandes bloques rectangulares y una serie de pilares de piedra, muchos de los cuales adornados con imágenes y símbolos.


En el interior de la construcción, cubría una superficie de 120 por 130 metros, se encontraba un patio hundido al que descendía por una gigantesca escalinata al “Palacio de los féretros”. Y finalmente se encontraba “Puma Punku”, la puerta de los diez o del agua.


Todavía en la actualidad vive gente en las orillas del lago: los urus, un pueblo que habita en balsas de cañas ocultas en maleza y en cabañas primitivas. El lago les ofrece todo lo que necesitan para vivir: pescados, aves, el material para navegación de sus botes y para la construcción de sus viviendas.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:

1 on "La puerta del sol Tiahuanaco"

     
Escribe tus comentarios en

La puerta del sol Tiahuanaco

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: