Fábula de: El ratón retirado del mundo por Juan de la Fontaine

Dice una leyenda oriental que cierto ratón, cansado del mundo, se retiró a vivir dentro de un queso de Flandes. Gozaba allí completa soledad el nuevo cremita.

Tanto trabajó con dientes y con uñas que al cabo de pocos días había hecho en el fondo del queso albergue y almacén. Tenía cuanto necesitaba. Se peso rechoncho como un tejón.



Cierto día fueron a buscar al ratón unos mensajeros del pueblo ratonil en demanda de algún socorro. Estaba bloqueada Ratópolis; se encaminaban a extrañas tierras en demanda de auxilio contra el ejército gatuno y marchaban sin dinero por el precario estado de la república atacada, pedían poco, lo que se les quisiera dar.

Dijo el ratón solitario:

Amigos míos, las cosas del mundo ya no me atañen, ¿En qué podía yo servirles? He perdido costumbre de luchar y no les sería útil en nada... Y cerrando la puerta fue a comer un buen pedazo de queso.

Un día, el dueño del almacén donde se guardaba el queso de Flandes, se dio cuenta de la existencia del ratón alejado del mundo, y después de matarlo echó el queso a la basura.

"Si el ratón hubiera ayudado a sus congéneres, no habría encontrado una muerte como la que tuvo; pero no quiso dividir su comida con los necesitados"

Enlaces patrocinados:
Promocionados:

1 on "Fábula de: El ratón retirado del mundo por Juan de la Fontaine"

     
Escribe tus comentarios en

Fábula de: El ratón retirado del mundo por Juan de la Fontaine

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: