Leyenda de la tienda encantada: una leyenda de los pueblos

En las zonas rurales de México se acostumbraba en el siglo pasado contar historias fantásticas para dar explicación a hechos o fenómenos extraordinarios. Por lo general se le atribuía a factores mágicos o divinos tales sucesos.


La tienda encantada:



Leyendas de México: Leyenda de la tienda encantada
Leyendas de México: Leyenda de la tienda encantada
• A Nabor y José les sorprendió la noche caminando rumbo a su pueblo, habían ido a la ciudad a trabajar, pero de su pueblo a la ciudad más cercana solo se llegaba a lomo de caballo o a pie porque no había autobuses.

• Se encontraban aún lejos de su pueblo cuando vieron a la orilla del camino algo inusual que no habían visto antes: una tienda como las que había en el pueblo.

• Nabor dijo: “mira José una tienda, vamos a comprar algo para beber que ya tengo sed y aún falta mucho para llegar al pueblo”.

Enlaces patrocinados:

• Ambos amigos entraron a la tienda notando que tras el mostrador no había nadie que les atendiera, entonces llamaron al tendero golpeando con una moneda en el mostrador diciendo “¡despachan!” que quiere decir “!me atiende!” entonces de la trastienda se oyó la voz de una anciana que decía: “¡ya voy!” Por cada vez que decían que les atendiera les contestaba lo mismo.

• José noto extraña la actitud de la anciana que no salía de la trastienda y parecía distraerlos para que no se fueran, además que la tienda se hallaba en un sitio inusual en medio del campo sin que lo notaran a la luz del día siendo que era su ruta habitual.

• Entonces le dijo a Nabor “mejor vámonos, nadie sale a atendernos” pero Nabor dijo: “esperemos un poco más ya va a salir la señora que atiende”.

• José salió del extraño establecimiento pero apenas había dado unos pasos delante del local, volteo para ver si lo seguía Nabor y menuda fue su sorpresa al ver que la tienda había desaparecido sin dejar rastro con todo y Nabor dentro.

• José se alejó rápidamente de ahí hasta que llego a su pueblo para contar el extraño suceso, los más ancianos le explicaron que se trataba de un fenómeno que sucedía cada 1 de noviembre de cada año, específicamente a la media noche en ese mismo lugar, y que Nabor permanecería ahí en un estado de encantamiento esperando ser atendido por la tendera, incluso no sentiría transcurrir el tiempo.

• Le recomendaron regresar el siguiente año y sacarlo de ahí por la fuerza, pues si se quedaba otra vez, desaparecería definitivamente en esa especie de limbo.


El regreso:



• José, algunos familiares de Nabor y voluntarios del pueblo, regresaron hasta el siguiente año, al mismo lugar, y misma hora para rescatar a Nabor.

• Ahí estaba la extraña tienda y al entrar al interior Nabor seguía golpeando el mostrador esperando le atendieran, José le dijo “¡vámonos de aquí! ¡ya llevas un año en este lugar!” Nabor pensó que le estaban jugando una broma y dijo “eso no puede ser posible, apenas llevo aquí unos minutos ¡No tarda en salir la señora que atiende!”.

• Debido a su negativa, José y otras personas del pueblo lo sacaron por la fuerza, apenas a tiempo, porque unos momentos después la tienda volvió a desaparecer y esta vez definitivamente.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:

1 on "Leyenda de la tienda encantada: una leyenda de los pueblos"

     
Escribe tus comentarios en

Leyenda de la tienda encantada: una leyenda de los pueblos

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: