Metas, sueños y esperanzas (realistas y realizables)

Por lo general toda gran creación o invento comienza con una idea o un sueño, los cuales son una enorme fuerza generadora. A partir de estos gozamos de desarrollos tecnológicos y de mejores condiciones de vida.


Miles de personas en el orbe sueñan con encontrar una cura para el cáncer. Este sueño no pasara de ser eso a menos que hagan algo concreto para lograrlo como estudiar medicina o financiar un proyecto. En otras palabras, cuando entras en acción para que el sueño se concrete, este se convierte en una meta.


Algunos sueños son irrealizables (por ejemplo, visitar Júpiter) este por lo que es muy importante que no bases tu felicidad o la pospongas hasta que eso ocurra. Otros sueños, aunque realizables, por una u otra razón los dejamos a un lado (aprender a tocar el violín, por ejemplo) sin que por ello pierdan su valor.


No tiene nada de malo soñar despierto y ciertamente no es perder el tiempo porque desarrolla tu imaginación y te hace sentir bien. El problema surge si permites que los sueños distorsionen tu visión de la realidad, es decir, si jamás "aterrizas".


Por otro lado, la esperanza es de alguna manera similar a un sueño. Tienes la esperanza de que tus mejores amigos se reconcilien, la esperanza de que se arregle el conflicto de Medio Oriente, la esperanza que se acabe la pobreza en México y la esperanza de encontrar a tu media naranja.


Aunque puedes ponerte en acción para que esas esperanzas se vuelvan realidad, muchas veces no es tu papel hacerlo (es decisión de tus amigos definir si su relación sigue o no, y ¡buena suerte con lo del Medio Oriente!), pero no por ello pierdes esa sensación de "ojala que ocurra" que, en resumidas cuentas, es una actitud positiva. En otras palabras, tener esperanza significa esperar lo mejor.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:
Escribe tus comentarios en

Metas, sueños y esperanzas (realistas y realizables)

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: