El éxito se crea se consigue

Si, se crea cuidadosamente y poco a poco, con intervención directa de nuestra parte, con desarrollo de hábitos, con disciplina positiva, con una planeación pensada, con la certeza y la convicción de que lo que se sacrifica en el camino (tiempo, dinero, esfuerzo, comida, compañía, descanso, comodidad, tranquilidad, etc.) es el pago justo que se ofrenda para recibir el éxito(ese desbordado collage de sentimientos de logro, de valía, de certeza, de sentido, de rumbo y de orientación).


Así, cualquiera que sea nuestra idea de éxito (la felicidad, el poder, el amor, la tranquilidad, la casa, el auto nuevo, un ascenso, las tan ansiadas vacaciones, la pérdida de esos diez kilitos, la jubilación, el cierre de ese jugoso negocio) se alcanza con nuestra directa e irremplazable participación.


Infinidad de investigadores y de estudiosos del comportamiento han aportado luz sobre como intervenir eficazmente para llegar al tan anhelado éxito. Por ejemplo, la inteligencia emocional, introdujo dicho término en el mundo de la gestión resaltando la importancia de los sentimientos a la hora de gestionar con éxito una empresa. "A niveles directivos, el verdadero líder viene marcado más por la inteligencia emocional que por la inteligencia racional", asegura.


Uno de los aspectos más positivos de esta teoría de gestión es que, a diferencia de otras características, la inteligencia emocional se puede aprender, es decir, se puede crear a partir de lo que somos y de lo que nos constituye como seres humanos. Para conseguirlo, hay que cultivar cuatro dimensiones que son las que más directamente influyen en el modo en que nos relacionamos con los demás, llamando a esta influencia: éxito.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:
Escribe tus comentarios en

El éxito se crea se consigue

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: