El niño pequeño de año y medio a dos años

Ahora su niño ya come lo mismo que ustedes pero todavía necesita comer cuatro o cinco veces durante el día. En la medida de lo posible, la comida debe contener alimentos variados, que le proporcionen los diferentes nutrientes para su crecimiento.


Es muy importante que coma frutas y verduras. Ofrézcale una cuchara para que tome sus alimentos naturales, son mejores que aquellos que vienen en latas, frascos y bolsas. De preferencia denle alimentos naturales, son mejores que aquellos que vienen en latas, frascos y bolsas.


Del año y medio a dos años, su hijo disfruta al hacer las cosas por sí solo, en este momento empieza a enfrentarse a los demás porque no quiere hacer lo que le dicen, se molesta cuando otros intervienen en sus deseos. Esta conducta puede hacer difícil su relación con el niño, necesitan de paciencia para permitirle que aprenda y a la vez ponerle límites.

Enlaces patrocinados:

Esta necesidad de independencia se basa en la posibilidad que tiene su hijo de hacer más cosas porque es más hábil en sus movimientos. Como hacía antes, siempre va de un lado a otro, pero ahora es más ágil camina con seguridad por todos lados y aprovecha estos recorridos para saber qué hay en todos los rincones de la casa y atrás de las puertas, como ahora puede trepar más alto toma cosas que no alcanzaba.


Cuando su hijo juega con objetos, los apila, los arrastra, los jala, si tiene oportunidad de hacer garabatos, les dirá que es lo que dibujo. También hace con los objetos lo que ve que ustedes hacen en las actividades cotidianas. Su hijo comprende más de lo que puede hablar, puede seguir órdenes sencillas, como traer objetos, busca a alguien; aunque le es difícil controlarse entiende ciertos límites.


Cuando expresan sus deseos lo hace con una palabra o utilizando dos palabras juntas. Ahora habla mucho, desea comunicarse y llamar su atención. A esta edad su niño se encuentra en constante movimiento, camina, corre, se arrastra, sube, baja. Así, moviéndose conoce el tamaño de su casa, conoce los rincones que hay en ella, los muebles y empieza a calcular por dónde cabe y por dónde puede pasar.


Su niño disfruta al jugar a ir y regresar de un lugar a otro, se da cuenta que cuando hace algo puede regresar al punto de partida. Todo esto le ayuda a desarrollar su pensamiento, a comprender que las cosas tienen relación unas con otras y su cuerpo con las cosas. Denle a su hijo libertad para moverse cuidando que no haya objetos peligrosos a su alrededor. Anímenlo a trepar y bajar de sillas o de la cama.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:
Escribe tus comentarios en

El niño pequeño de año y medio a dos años

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: