Rigidez emocional

Lo curioso es que esta actitud pocas veces es cuestionada, ya que se admira a quien mayores éxitos alcanza, es mas responsable, "anda mas movido" y no se deja llevar por sus emociones, aunque exista un claro desgaste físico y emocional.

El trasfondo del perfeccionismo es la necesidad de ejercer control sobre uno mismo, el entorno y los demás.


Es una herramienta de dominio y poder; cuando falla, el perfeccionista teme que las consecuencias sean las peores posibles.


Para estas personas, el excesivo orden en todo lo que realiza (el trabajo, las tareas domesticas, las actividades sociales) es una protección emocional, una barrera contra la intimidad o un escape para no conectarse con las emociones propias y ajenas.


Esta actitud ocasiona daños psicológicos y físicos de consideración: fatiga, irritabilidad, perturbación del sueño, dificultad para concentrarse, hipertensión, jaqueca, migraña, depresiones, problemas gastrointestinales y afecciones coronarias; los que, en vez de ser una señal de alerta, se ven como obstáculos para la perfección.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:
Escribe tus comentarios en

Rigidez emocional

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: