Cómo practicar humildad

Una persona arrogante y orgullosa de sí misma, a veces llega el momento en que tantas decepciones y malas caras del entorno, las discusiones constantes, las relaciones de amistad superficiales y sentirse solos con frecuencia son algunos de los motivos que lo animan a querer cambiar. Pero, tiene un problema… ¿Por dónde empezar?


Lo primero que debe de hacer es que tiene que recordar las tantas situaciones en que se ha comportado con vanidad, de una forma superior a los demás, entonces el problema empieza ahí. Entonces como podrá darse cuenta el problema se origina en la actitud.


Lo que debe hacer después es analizar los motivos que lo llevan a actuar de un modo tan presuntuoso. Para que el cambio sea eficaz es necesario también que se ponga en el lugar del otro el que recibe sus humillaciones con el fin de preguntarse como se sentiría él en esa misma situación.


Con el fin de comprobar que no es mejor que el recto, puede resultar muy positivo que la persona realice una lista sobre sus virtudes y sus defectos. Así, podrá comprobar que además de puntos fuertes tiene también debilidades.


Por último, la clave para vencer al orgullo y a su arrogancia es aprender a pedir perdón. Si todo lo anterior lo hace entonces será una persona capaz de reconocer equivocaciones, aceptar sugerencias y estará dejando de lado la arrogancia y habrá empezado a practicar la humildad.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:
Escribe tus comentarios en

Cómo practicar humildad

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: