¿Cómo evitar la apatía?

Palabras como motivación y motor están vinculadas, ya que ambas sugieren movimiento. Si algo que motiva es, por tanto, algo que sugiere movimiento o acción. Sin embargo, cuando alguien se halla preso de la apatía, siente que no hay nada que pueda conseguir moverlo, como si el exterior tuviera la obligación de captar y mantener su atención.


Se debe de aceptar que los únicos responsables de la motivación y que, si existen elementos en el exterior por los que sienten atracción o rechazo, es porque se hallan abiertos y en permanente conversación con su entorno.


De la misma manera, si sienten indiferencia por lo que los rodea será porque han roto los cauces de comunicación con el exterior; restaurarlos les corresponde exclusivamente a uno mismo. Si no se siente interés hacia nada, la responsabilidad es propia y habrá de aceptarla.


La clave de todo esto es “motivo-acción”, es decir, implica siempre una actitud activa propia, proactiva, incluso, si se quiere. La proactividad en el ámbito laboral es la habilidad para actuar, en lugar de, simplemente, reaccionar.


Dicho en otras palabras, la proactividad es la capacidad para adelantarse a las necesidades de los demás antes de que sean expresadas e, incluso, percibidas. Esto quiere decir que, si se conoce bien uno mismo, puede percibir y darse cuenta de cuando queda atrapado en la apatía.


Ser siempre proactivos ante las necesidades, sabrán entonces como “nutrirse” para mantenerse en la medida en que sea posible, en un estado de ánimo realmente positivo y ascendente.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:
Escribe tus comentarios en

¿Cómo evitar la apatía?

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: