Fábula de Los Navegantes

Erase una vez que lloraban unos tristes pasajeros viendo su pobre nave, combatida de recias olas y de vientos fieros, va casi sumergida, cuando súbitamente el viento calma, el cielo serena, y la afligida gente convierte en risa la pesada pena.


Más el piloto estuvo muy sereno tanto en la tempestad como en la bonanza.


Moraleja:
"Debes saber que lo malo y que lo bueno está sujeto a súbita mudanza"

Enlaces patrocinados:
Promocionados:

1 on "Fábula de Los Navegantes"

     
Escribe tus comentarios en

Fábula de Los Navegantes

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: