Fábula 116 de Esopo: el camello y Zeus

Cuentan que el camello, insigne en otro tiempo por sus descomunales orejas, se presentó lloroso y compungido al padre de los dioses:

Moraleja de la fábula del camello y Zeus
Moraleja de la fábula del camello y Zeus
Todos los que me ven, oh Zeus–le dijo–, se burlan de las orejas que me diste; el toro ostenta con orgullo sus temibles cuernos, mientras que yo me hallo indefenso, de todos despreciado, y expuesto a los ataques de mis enemigos.


Sonrió Zeus y exclamó:

—No puedo darte los cuernos que me pides, pero en cambio te quitaré las orejas.


"La envidia no es buena consejera. Cuando quieras mejorar en algo, hazlo con tu esfuerzo y por tu deseo de progresar, no porque tu vecino lo tenga"

Enlaces patrocinados:
Promocionados:
Escribe tus comentarios en

Fábula 116 de Esopo: el camello y Zeus

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: