El niño que no quiere comer

Una alimentación exitosa demanda una división de responsabilidades

En efecto, los padres deciden el qué, el cuándo de los alimentos que le ofrecen a su hijo, los niños se encargan de la comida y de la decisión de comer.

"Los padres son responsables de lo que se presenta para comer y de la manera en que se presenta. Los niños on responsables de la cantidad que comen, e incluso, de la decisión de comer o no".

Los estudiosos de la psicología infantil no están de acuero con qué "en nombre de una buena alimentación" se comentan con el niño toda clase de excesos, como permitirle que coma cuando quiera y lo que quiera pero sin disciplina ni horario.

Otra situación nada recomendable es encender el televisor a la hora de la comida y premiar de esa forma al niño si come bien. Menos aún, se le debe sobornar diciéndole que si termina todo tendrá derecho a más golosinas.

Enlaces patrocinados:

Es importante tener presente que, entre los dos años, el pequeño está en una edad en donde el sentido de la independencia y la necesidad de explorar su medio hacen de cualquier niño un ser inquieto quien conoce poco de sus límites y, además, su tiempo y atención se centrarán en juegos y nuevas experiencias, por lo que se rehusará a sentarse a comer disciplinadamente.

Durante este periodo el chico no acepta ayuda, desea comer solo, lo cual incomoda a muchas madres porque tira la comida, se ensucia y no come bien; pero esta es una de las principales causas por la que los niños dejan de comer y establecen rivalidad con quien los alimenta.
Como padres de familia intuitivos, aunque la intuición est&eeacte; cada vez más en desuso, sabemos cuándo los niños no quieren comer porque se sienten mal.

También nos damos cuenta cuando el pequeño no quiere, simplemente, porque no se le antoja comer.
Por eso es importante, antes que todo, desechar algún problema de salud o transtorno alimenticio del chico cuando éste se muestre inapetente. Después valdría la pena preguntarnos qué errores podríamos estar cometiendo en este aspecto de la crianza de nuestros niños.

Algunos de los errores más comunes que podemos mencionar son:

» Malos hábitos: poner a comer al niño cuando no tiene hambre, o después de haberle permitido comer algunas golosinas o refrescos

» Obligarlo a comer lo que a nosotros nos gusta, sin haberlo inducido a ese tipo de alimentos desde temprana edad, y negarle lo que a él le gusta comer y no dejarlo repetir.

» Darle de comer en la boca, cuando ya tiene la capacidad de hacerlo solo.

» Hacerle comer la cantidad que los adultos queremos, cuando lodeseamos y en el tiempo (a veces inadecuado) que establecemos

» Forzarlo a comer más porque nos parece que no come lo sufuciente, aunque, por lo general, sea un niño sano con peso y talla adecuados.

Para bien o mal, alimentar a nuestros hijos es una de las tareas más importantes que como padres de familia tenemos, pero, es también, una de las más difíciles y agotadoras.
El gusto o malestar que transmitimos a los niños respecto a la comida ser´ el que persista en ellos hasta que sean adultos.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:

2 on "El niño que no quiere comer"

     
  1. hola me encanta lo que presenta. soy trabajadora social y por mas que intento copiar todo lo que contienes de el apartado de "tambien te puede interesar" no termino si las tiene en conjunto le agradeceria si me las manda. y me apoyaria mucho con informacion de cómo elaborar una platica con padres de familia referente a el apoyo de los padres en cuestiones escolares. por su atencion gracias.

  2. Quisiera que me envíen mas información acerca de este tema, yo tengo un hijo de 2 años y media y es una lucha constante porque me da miedo que se enferme.

Escribe tus comentarios en

El niño que no quiere comer

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: