Porque las ballenas no son peces

¿Por qué las ballenas no son peces?



Es una creencia muy difundida, la de que todos los animales que viven en el mar y nadan en sus aguas deben ser considerados como peces. Esto sin embargo, no tiene bases científicas.

Hay dos familias, la de los cetáceos (ballenas...) y la de los sirenios (manatíes), que viven en el mar y nadan en sus aguas, pero no son peces, sino mamíferos.


A qué se debe que una ballena no es un pez
A qué se debe que una ballena no es un pez

¿Qué diferencia hay entre un pez y un mamífero?



Los peces respiran por branquias y no por pulmones, de los que carecen, y la mayoría de ellos se reproducen por medio de huevos que pone la hembra y, luego, fecunda el macho.

Los mamíferos, por el contrario, respiran por medio de pulmones, sus crías nacen vivas y las alimentan amamantándolas; en su mayoría llevan vida terrestre.

Enlaces patrocinados:

Los mamíferos marinos no son una excepción y, a pesar de que viven en el agua, al igual que los peces, están provistos de pulmones para respirar; pero no pueden quedarse largo tiempo bajo el agua, que para los peces es su elemento exclusivo, sino que periódicamente se ven obligados a salir a la superficie, para renovar la provisión de aire que retienen por largo tiempo en los pulmones.

Después de profundos estudios e investigaciones, se sostiene la teoría de que, en épocas muy remotas, los miembros de la familia de cetáceos vivían sobre la tierra y, con el fin de conseguir una mayor cantidad de comida, fueron adaptándose progresivamente para vivir en el mar, donde tenían asegurado su alimento.

Al mismo tiempo, se realizaban las modificaciones orgánicas del aspecto físico de los cetáceos, para adaptarlo también al nuevo tipo de existencia.

Los hombres de ciencia apoyan la teoría en el hecho de que el esqueleto de los cetáceos presenta numerosas características que tienen semejanzas muy notables con las del esqueleto de los mamíferos terrestres.

Además, en los cetáceos, sobre todo en el delfín, el cerebro es un órgano bastante desarrollado como en el resto de los mamíferos terrestres. En cuanto a capacidad, el cerebro del delfín tiene cierta semejanza con el del hombre, por su habilidad para aprender.

Aparte de los delfines, pertenecen también a la familia de los cetáceos, la orca, el cachalote y la ballena. La ballena llega a alcanzar una longitud de treinta y cinco metros; es el animal más grande de cuantos existen. Las ballenas más comunes están desprovistas de dientes y, en su lugar, tienen gran número de las llamadas barbas de ballena, láminas córneas que les cuelgan del paladar en la mandíbula superior. Esas barbas (alrededor de ochocientas en cada ballena) forman una especie de filtro en el que quedan apresados los crustáceos y el plancton, la masa de pequeñas plantas y microorganismos que flota en el mar, y que son el alimento exclusivo de la ballena.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:

2 on "Porque las ballenas no son peces"

     
Escribe tus comentarios en

Porque las ballenas no son peces

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: