¿Qué conseguimos al pedir perdón o perdonar?

La dimensión emocional y de percepción del perdón tiene tres esferas de aplicación:

• Perdonar
• Perdonarme
• Ser perdonado


Si lo sucedido ha sido por algo que hemos hecho o dicho, entonces reconozcámoslo y evitemos los enfados que las discusiones traen consigo. Con ello, la otra persona volverá a confiar en nosotros y habremos reducido a mera brisa lo que de otra manera hubiera sido un devastador huracán.


¿Y si es la otra persona la que inicia la discusión? Entonces no la acusemos ni acosemos diciéndole: "pues tú hiciste esto y esto y esto otro", o "hace dos años tú…” o "mira quien habla, fuiste tú quien…”.

Escuchemos los motivos de su enfado y digamos claramente: ¡Lo siento! Ahí se terminara o empezara a terminarse la discusión. Recordemos que el enojo, el enfado, la ira, la rabia, el resentimiento, el odio y la violencia, si no se reconocen y contienen, se incrementan de manera alarmante.


Pedir perdón no puede "deshacer" aquello que le hicimos al otro, pero tiene el poder de eliminar los efectos negativos de ese acto.


Otra de sus consecuencias, quizá menos conocida, es que como cuesta tanto pedirlo, quizá la próxima vez pensemos dos veces lo que haremos.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:
Escribe tus comentarios en

¿Qué conseguimos al pedir perdón o perdonar?

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: