¿A qué se debe que un año equivale a 365 días?

Desde las épocas más remotas, el Hombre cayó en la cuenta de la importancia que para él tenía el tiempo; mejor dicho, se percató de la necesidad de medir las manifestaciones periódicas de los fenómenos atmosféricos y biológicos:

¿Desde cuándo los años son de 365 días?
¿Desde cuándo los años son de 365 días?
• Para lograrlo, se valió de los puntos de referencia que la misma naturaleza le ofrecía; como la duración y la sucesión de los movimientos aparentes de los astros, principalmente del movimiento de rotación de la Tierra. Este fue el primer reloj con el que pudo contar la Humanidad:

• También se valió, sin sospecharlo siquiera, del movimiento de traslación de nuestro planeta alrededor del Sol, al tomar en cuenta los cambios periódicos de la Luna, y el ciclo de las estaciones.

• Gracias a estas observaciones, nacieron las dos unidades fundamentales para medir el tiempo: el día y el año. El primero equivale a la duración del movimiento de rotación de la Tierra sobre si misma; el segundo mide la duración del movimiento de traslación del planeta en torno al Sol. Hasta hoy, nuestro calendario se basa en estas dos unidades.

• El movimiento de rotación que la Tierra efectúa sobre su eje, es de oeste a este. Por eso nos parece que el Sol sale por el este y se oculta por el oeste. Para efectuar una rotación completa, la Tierra emplea un tiempo determinado al que llamamos día. El día ha sido dividido en veinticuatro partes, a cada una de las cuales llamamos hora.

Enlaces patrocinados:

• Pero a fin de tener la dirección de ese movimiento necesitamos un punto de referencia. Los hombres tomaron precisamente como punto de referencia el Sol que, por estar tan alejado de nosotros, nos parece estar fijo en el espacio. Fue así como determinaron el día solar, que es el tiempo que transcurre entre dos pasos consecutivos del mismo meridiano frente al Sol.

• También quedó determinado el día sideral, o sea, el tiempo que transcurre entre dos pasos consecutivos del mismo meridiano frente a una estrella. Aparentemente debería durar el mismo lapso de tiempo, pero no es así; como la Tierra gira alrededor del Sol, a una velocidad que no es uniforme, consiguientemente la duración del día solar también resulta variable. Este dura unos cuatro minutos más que el día sideral, al principio de enero, (Perihelio: punto en que un planeta se halla más cerca al Sol), y otros cuatro minutos menos en los primeros días de julio, (Afelio: punto más alejado del Sol en órbita de un planeta).

• Por eso se buscó una unidad de medida constante. Para ello se sumó la duración de todos los días solares del año, y el resultado fue dividido en 365 partes iguales. Así fue como se obtuvo el día solar medio. Este a su vez fue dividido, en veinticuatro horas, cada una de ellas se subdividió en sesenta minutos, de sesenta segundos cada uno.

• Como dato interesante recordaremos que la medida del día, fundado en el movimiento de la Tierra, no es enteramente exacta. Los hombres de ciencia han podido establecer que la duración del día aumenta unas dos milésimas de segundo cada siglo, por causa de las mareas, que frenan el movimiento de rotación de nuestro planeta.

• El año solar, fundado en el ya mencionado día sideral, comprende la duración de la traslación de la Tierra en torno al Sol y, más exactamente, el período de tiempo existente entre los dos pasos sucesivos del Sol por el equinoccio de Primavera que es la época en que, por hallarse el Sol sobre el Ecuador, el día es igual a la noche en toda la Tierra.

• El año solar dura exactamente 365 días, 5 horas, 48 minutos y 46 segundos. Pero para uso práctico, el año se ha tomado como de 365 días cerrados.

• Sin embargo, para recuperar más o menos seis horas, que se omitieron en el recuento, cada cuatro años hay un año bisiesto que dura 366 días. Este hallazgo se debe a Julio César (100-44 a. C.), quien insertó el día sobrante en febrero, el mes más corto del año. Por no contrariar las supersticiones del pueblo, que consideraba de mala suerte los meses con un número impar de días, Cesar no le agregó a febrero un día vigesimonono, sino que hizo doble el día veinticuatro de ese mes, equivalente al sexto día antes de las calendas de marzo llamado en el calendario romano: bisextus ante calendas martii, y de ahí el nombre de bisiesto al año que tiene un día más. Sin embargo, el calendario Juliano de Julio Cesar, no tomó en cuenta los doce minutos que le faltaban al año solar al añadir un día entero cada cuatro años.

• Al cabo de quince siglos, esa diferencia causó un retraso de diez días. El papa Gregorio XIII (papa de 1572 a 1585) corrigió ese error en 1582, estableciendo que cada cuatro años seculares (los que inician un siglo) hubiera uno bisiesto; de suerte que el año de 1600 fue bisiesto, el 1700, el 1800 y el 1900 no lo fueron, pero el año 2000 será bisiesto y asi sucesivamente, hasta que se descuenten los días que faltan.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:
Escribe tus comentarios en

¿A qué se debe que un año equivale a 365 días?

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: