El zorro y las cabritas

Un día la mamá de las cabritas tuvo que salir a comprar la comida y les dijo a sus hijas: “No le abran la puerta a nadie más que a mí. Tengan mucho cuidado con el zorro”.

Poco después de haberse ido la mamá cabra, el zorro se acerco a la casa de las cabritas y toco la puerta.



“¿Quién es?” preguntaron las cabritas. “Soy yo, es mamá abran hijas mías” contesto el zorro tratando de imitar la voz de la mamá cabra.

La más pequeña de las cabritas, que era la más lista, le dijo: “Nuestra madre tiene la voz más dulce. Tu eres el zorro”.
Después de un rato, el zorro volvió a tocar la puerta y esta vez su voz salió más dulce semejante a la de su madre, pero de nuevo la cabrita no confió, abrió un poco la puerta y le dijo: “Si en verdad eres nuestra madre muéstranos una pata por la rendija”.

Al ver la pata negra de zorro las cabritas cerraron la puerta gritándole: “¡Tú no eres nuestra madre! ¡Ella tiene las patas blancas!”.
El zorro corrió en busca de harina para blanquearse las patas, pero en su carrera cayó a un arroyo y empezó a hundirse. “¡Auxilio! ¡Sáquenme de aquí! ¡No sé nadar!” gritaba el zorro.
La mamá cabra en ese momento llegaba de las compras y le dijo al zorro: “Te sacaremos si prometes no tratar de comernos más” el zorro lo prometió.

La mamá cabra y las cabritas le tiraron una cuerda. Jalaron y jalaron hasta que el zorro estuvo a salvo.

“¡Muchas gracias me salvaron la vida!” dijo el zorro. La mamá cabra felicitó a las cabritas por ser tan precavidas y regresaron a su casa felices de estar otra vez juntas.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:

1 on "El zorro y las cabritas"

     
Escribe tus comentarios en

El zorro y las cabritas

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: