¿Es malo casarse con alguien de otra religión?

¿Es malo el matrimonio entre dos personas de religiones diferentes? Es de suma importancia tener respuesta para esta pregunta, antes de casarse y una vez casados no tiene porque haber problemas de pareja por religión. Tampoco se vale el estar separados por la religión. La religión (su fe o creencia) debe influir para edificación del matrimonio, para consolidarlo, para que ambos crezcan personalmente y en el mutuo amor, no para crear disputas, hacerlo imposible y debilitarlo. Hay más del tema sobre bodas de dos religiones diferentes, pero hoy trataremos de hacerlo lo más conciso posible.

¿Es malo casarse con alguien de otra religión?


Sí y no. Es cuestión de profundizar objetivamente, veamos porque si y porque no.

"El amor se cimenta en el entendimiento y la apreciación de las virtudes de mi pareja…"


SI ES MALO CUANDO:


¿Qué hacer cuando tu pareja es de otra religión?
¿Qué hacer cuando tu pareja es de otra religión?
  • Declaradamente uno o ambos no tienen la más mínima intención de hacer el esfuerzo en llegar a la verdad, sino que esta resulto a jamás hacer un cambio de ideas, renovar pensamientos, cierra su mente y no le interesa aprender nada más.
  • Si claramente alguien esta decido a estar en su creencia, mejor cásense entre la misma religión, así por lo menos en esa área no habría diferencias o disputas.
  • Si su religión, siendo aún novios (ni imaginar ya estando casados) los lleva a contiendas, a humillaciones, a hacerlos sentir que solo mi grupo somos “los verdaderos”, etc. entonces definitivamente no es nada recomendable casarse con alguien de otra religión.

"La religión (su fe o creencia) debe influir para edificación del matrimonio, para consolidarlo, para que ambos crezcan personalmente y en el mutuo amor, no para crear disputas y debilitarlo…"


NO ES MALO CUANDO:


  • Ambos están dispuestos y comprometidos a trabajar en sí mismos, aprender como es amor verdadero (no al estilo hollywoodense o de cupido que estamos acostumbrados). Abajo explicamos acerca del amor.
  • Saben y son conscientes que a ustedes los unirá un pacto matrimonial (casarse ante las autoridades competentes, registro civil). El amor es una consecuencia, por eso los unirá el pacto matrimonial, y sobre esa base se debe trabajar en el amor todos los días. Obviamente el enamoramiento y la atracción juegan el papel de conocerse y pensar en casarse, pero el amor es cuestión de trabajo personal (y si se puede, si verdaderamente amas a la persona que dices que amas).
  • Se supone que ambos son religiosos o tienen una fe, así que si son personas de perseverancia en el estudio de las escrituras, mente abierta, deseo de aprender cosas nuevas, son humildes en reconocer los errores y corregir el rumbo, rectificar las fallas, etc. podrán con disposición y un buen ánimo buscar y encontrar cual es la verdad que los conduzca para vivir verdaderamente: sus caminos son caminos agradables y todas sus sendas, paz; el buen camino para andar por él, y hallar descanso para vuestras almas.
  • Sienten que hay algo que los une (su alma sabe que hay una verdad superior, por eso no hay que descansar hasta saber cuál es) ya que casarse solo por ser de la misma religión no es una sabia decisión. Si en el futuro llegan a conocer la verdad que explican los sabios (y por supuesto las escrituras mismas) y en el pasado rechazaste a alguien porque te dijeron que no era de la misma religión es un error que podrías lamentar eternamente.

Enlaces patrocinados:

Seas de la religión que seas es importante amar verdaderamente


  • El amor se cimenta en el entendimiento y la apreciación de las virtudes de mi pareja (aplica a nuestros prójimos). La manera en la que optamos mirar a nuestra pareja está totalmente bajo nuestro control.
  • Si te enfocas en sus virtudes le amaras de otra manera le aborrecerás. Cuando estás realmente comprometido a enfocarte en las virtudes de tu pareja (también nuestros prójimos), el amor no es una casualidad.
  • Si estamos unidos Dios está con nosotros. Si estamos divididos, estamos solos.
  • El verdadero amor es intenso, profundo y desinteresado. Es la actividad sin condiciones, el cuidado y labor que hacemos para cubrir las necesidades físicas y espirituales de la otra persona. Deja ir tus deseos egoístas y considera las necesidades de otro. El amor debe ser tan grande que ni te das cuenta de las fallas. Ninguno de los dos son la perfección sino que la perfección se consigue con la mezcla de ambos.
  • Esto te debe llevar a reconsiderar y a reprogramar lo aprendido por el bien de todos.

Casarse con alguien solo porque es de la misma religión no es amor, es egoísmo, porque quiero que sea conveniente a mis intereses. Si alguien no es de mi misma religión y ambos nos queremos casar, mi amor por ella (o él) hace esforzarme, lo cual implica oración o plegarias, trabajo y mejoramiento personal, preguntar y aprender hasta llegar a la verdad, e inclusive a reprogramarme.

Conviene cuestionar ¿qué sentido tiene andar de religioso o para que queremos que sea de nuestra religión, si nuestra religión no nos ayuda a estar unidos, a amar verdaderamente a nuestro prójimo, que a la vez es nuestra pareja? Si no somos capaces de ver cuantas cosas lindas tiene (y ante la oportunidad de alcanzar nuestro mejoramiento personal para bien en beneficio de ella (o de él)), si criticamos a otros (incluyendo a quien podrá ser mi esposa) porque según somos los súper verdaderos y súper sanos en la religión, y ella es de otra religión.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:
Escribe tus comentarios en

¿Es malo casarse con alguien de otra religión?

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: