Qué es bueno para dejar un sentimiento de culpa

Existen culpas insanas y negativas. Es el caso de la culpa que uno se atribuye por determinados percances o infortunios sobre los que en nada tuvimos que ver ni tienen parte de responsabilidad. Ello sucede, por ejemplo, si un amigo sufre un accidente justo cuando iba a recogernos a casa o si se lesiona en un partido de tenis al cual lo habías invitado.


Muchas veces también se sienten culpables cuando desean algo negativo a alguien o experimentan algún sentimiento que no se considera correcto, para mala fortuna ese pensamiento o sentimiento sucede.


Estas emociones provocan un rechazo hacia uno mismo; consiguen, incluso, que nos detestemos y que no nos sintamos dignos de aprecio. Esta culpa nos convierte en víctimas y verdugos, y es así como se desarrolla de una forma mal la autoestima y nuestra capacidad de decisión.


Resulta un poco presuntuoso creer que la influencia o la importancia propia son tan grandes que todo lo que ocurre a su alrededor tiene que ver o está provocado por uno mismo. Con una buena dosis de humildad, un sentido más realista de las limitaciones y un mayor respeto por la libertad y la capacidad de las otras personas para tomar sus propias decisiones, dejaremos de sentir culpas que no nos corresponden, y llevaremos mejor las que sí nos atañen.

Escribe tus comentarios en

Qué es bueno para dejar un sentimiento de culpa

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: