¿Te desvelas por tu bebé?

No son pocos los padres desesperados porque su hijo de un año aún se despierta hambriento por la noche. Si come bien de día, el niño no precisa nada más entre la cena y el desayuno.

Se trata a menudo de un problema de hábitos.


Desde su nacimiento hasta los dos meses la mayoría de bebés se despiertan unas dos veces por noche para que los alimenten. Entre los dos y tres meses, algunos reducen la ingesta nocturna a una sola toma. A los cuatro, muchos ya duermen seis horas seguidas y entre los cinco y los seis la mayoría ya esta en disposición de dormir toda la noche de un tirón. Pero eso no es una ley infalible, ni todos los días son siempre iguales.


La noche es para dormir

Si el bebé esta bien abastecido durante el día, el motivo de sus despertares tal vez no sea exactamente el hambre, podamos estar ante la adquisición de un mal habito. Durante meses, la alimentación que el niño ha recibido no distinguía entre el día y la noche. Y aunque su organismo ya puede estar preparado para adaptarse a un "horario social", es posible que todavía le cueste hacerlo.


Llora, luego tiene hambre

Si el estómago del niño esta habituado a llenarse cada noche a las tres de la madrugada, y a la tres y media no ha recibido avituallamiento, gritará. Cuando el niño se despierta llorando, muchas madres piensan “¿tendrá hambre?”, le dan el biberón, el niño se la toma y vuelve a dormirse. Si es glotón es normal que se lo tome, pero tus noches pueden ser más placidas si él aprende a dormir de un tirón y le acostumbras a dormir de un tirón y le acostumbras a desayunar y cenar bien.

Enlaces patrocinados:
Promocionados:
Escribe tus comentarios en

¿Te desvelas por tu bebé?

Tu nombre:
Tu mail(no se publicará):
Tu web o blog (opcional):
Tu comentario: